Hoy por hoy las transacciones no presenciales han cobrado mayor trascendencia en los ámbitos personales y empresariales.

Diversos sectores han empezado a utilizar servicios que les permiten ahorro de tiempo y dinero. Es aquí en donde juega un papel fundamental la firma electrónica, que permite asociar inequívocamente un documento electrónico con la persona que lo firma, garantizando su identidad y la integridad del documento, es decir, que no sea modificado desde su firma.

La firma electrónica es jurídicamente válida y está reglamentada por la Ley 527 del 1999 y el Decreto 2364 de 2012, definida allí como códigos, contraseñas, datos biométricos, o claves criptográficas privadas, que permite identificar a una persona en relación con un mensaje de datos.

Esta firma se puede utilizar en cualquier documento ya sea un contrato laboral, arrendamiento, servicios, compra de vehículos o vivienda y se puede realizar por medio de herramientas autogestionables como AutenTIC Sign, una plataforma que permite, en cuestión de minutos, realizar el firmado de forma fácil y segura, garantizando la integridad del documento con herramientas robustas y reconocidas por la Ley, utilizando métodos de validación de identidad confiables y seguros.

Uno de los beneficios que tiene la firma electrónica es que el usuario no debe salir de su casa u oficina para hacer sus trámites, el proceso se puede realizar desde cualquier lugar con plena validez jurídica y probatoria.

Este proceso de firmado aporta significativamente al cuidado del medio ambiente, puesto que no es necesario el uso de papel y agentes químicos. De igual forma, garantiza la conservación de los documentos en el tiempo.  


0 Comments

Leave a Reply

Avatar placeholder

Your email address will not be published.